Gloria Cecilia Estrada

Comunicadora social-Periodista / Universidad de Antioquia
Medellín, Colombia

Reportera, redactora y editora con experiencia en labores de coordinación de edición, diseño y producción de medios impresos y electrónicos. Correctora de textos y estilo.

La infancia de Gloria transcurrió entre mugidos vacunos, cacareos de gallinas y chicharras nocturnas. Tomando leche postrera, creció al lado de su hermana menor y su padre, el teacher del Santo Tomás de Aquino, colegio de Titiribí, Antioquia, donde hizo el bachillerato. Era tan aplicada en clases que nunca se le vio haciendo una tarea en casa. En las noches, como la enviaban a dormir temprano, Gloria se metía entre las cobijas a leer ejemplares de la legendaria revista Selecciones del Reader’s Digest. En séptimo grado, durante una clase de Español, el profesor mencionó la novela “La rebelión de las ratas” y Gloria abrió los ojos. Reconocía ese título entre los libros que había en la biblioteca de la casa. El profesor, que la vio aguzarse, asumió que ella ya la había leído y se lo dijo a todo el grupo. Para no hacerlo quedar mal, Gloria asintió y esa misma noche leyó su primera novela. Su máxima travesura escolar fue volarse de una clase de Vocacionales, pues su padre le había dicho que por esa materia no iba a perder el año. No fue la mejor estudiante de su promoción, pero sí se ganó la fama de buena compañera. A sus quince años, esta niña de pelo ensortijado y piel canela ya era bachiller.

Lectora y amante de las historias y la escritura, empezó a estudiar Comunicación Social en la Universidad de Antioquia. Muy pronto los profesores descubrieron su entrega y calidad en el oficio y cuando apenas iba en segundo semestre fue adoptada por la revista La Hoja de Medellín; allí hizo sus primeros pinitos como datera. Antes de graduarse viajó a Montería para trabajar en el periódico El Meridiano de Córdoba y a los 21 años recibió su diploma. Luego trabajó en el periódico El Mundo y en la Secretaría de Educación de Antioquia para la que realizó las monografías de los 125 municipios del departamento. Ya en 2002 se embarcó rumbo a Brasil, donde participó en el programa de periodismo diario de A Folha de Sao Paulo y aprendió portugués. De regreso en Colombia trabajó en el Politécnico Jaime Isaza Cadavid durante cinco años hasta que las ganas de ser independiente se apoderaron de ella. Su creatividad e inquietud periodística la llevaron a hacer parte de Agencia Pinocho, con la que recorrió Suramérica en 2011. Desde hace dos años tiene su propia empresa de producción de contenidos, Crealetras.

Ir a David